competicion

Cena de craks

Posted on Actualizado enn

IMG_6790Un placer compartir mesa futbolera con todos estos craks (Eusebio Sacristan, Bojan Krkic, Albert Roca, Beto Fernandez, Xevi Marse, Joel Plana, Carles Cuadrat y más amigos, pero sobretodo con el anfitrion Claudio Losardo en su magnifca Trattoria “A Casa Mia”

Anuncios

Valores instrumentales vs valores solidarios

Posted on Actualizado enn

El deporte es un referente de nuestra sociedad y la transmisión de valores a través de él es fundamental. El futuro de nuestra sociedad está en manos de esa juventud, y depende de nosotros como queremos que sea ese futuro, según los valores que nosotros les transmitamos a ellos.

Es cierto que el deporte potencia una serie de competencias a los niños/as y jóvenes muy importantes para su futuro profesional y social, como pueden ser la constancia, perseverancia, disciplina, trabajo en equipo, tolerancia a la frustración, esfuerzo, compromiso, fuerza de voluntad, determinación, sacrificio, etc., pero todos ellos si los traducimos a valores, son valores operativos que por si solos no son positivos, ya que depende para que causa estén enfocados, por ejemplo los grupos terroristas, los clanes mafiosos, etc. también utilizan estos valores instrumentales para funcionar. Por lo tanto, a parte de enseñar y potenciar estos valores hemos de potenciar a la vez los valores solidarios como el respeto, empatía, humanidad, indulgencia, honestidad, generosidad, altruismo, compasión, etc. es entonces que estaremos creando un futuro mucho mejor que el actual.

LA AUTOCONFIANZA

Posted on Actualizado enn

En cualquier ámbito de la vida y cuando confiamos en alguien, seguramente será porque esa persona nos ha demostrado que posee una serie de cualidades, conocimientos, experiencias, etc. que garantizan que aquello que le confiamos lo va ha saber cuidar, desarrollar, potenciar, custodiar, etc. de la mejor manera posible. Confiamos en el banco para guardar o invertir nuestros ahorros, confiamos en el médico para que cuide de nuestra salud, confiamos en la escuela para que proporcionen una educación a nuestros hijos, confiamos en el entrenador para que nos enseñe a jugar o mejorar nuestro tenis, confiamos en nuestros amigos cuando necesitamos ayuda, y podríamos continuar con una lista innumerable de cosas y situaciones. Constantemente necesitamos confiar en personas, entidades o cosas para vivir de una manera adecuada en sociedad.

Pero que sucede cuando no confiamos en nosotros mismos, cuando dudamos de nuestras capacidades, de nuestras reacciones, cuando no estamos demasiado seguros de poder responder a las demandas de una situación de nuestro entorno. Sucederá que seguramente fracasaremos, cometeremos errores, sentiremos malestar, etc., y en ocasiones no será por no poseer las aptitudes, sino por creer que no las tenemos.

En muchas ocasiones oímos decir que un tenista a perdido la confianza en si mismo, o la inversa que un jugador o jugadora cree realmente en sus posibilidades.

Se ha podido determinar que exista una correlación directa entre la autoconfianza de un tenista y sus éxitos deportivos. La mayoría de entrenadores y psicólogos del deporte saben identificar con facilidad los tenistas con un nivel alto de autoconfianza. Generalmente son deportistas que no se dan por vencidos, aunque tengan el marcador totalmente en contra, no se aminoran ante las situaciones adversas, suelen ser positivos y optimistas, conocen realmente cuales son sus posibilidades, les atrae el reto, se exigen en entrenamientos y competiciones, etc.

Pero de donde sale la confianza, que bases son necesarias para confiar en nuestras posibilidades. Podemos afirmar que la confianza es una emoción situada en le presente, que suele consolidarse en el pasado y que se proyecta hacia el futuro, confiamos en una persona porque tenemos una serie de información que nos invita a creer que gracias a ella alcanzaremos nuestras metas.

Cuando un tenista no confía es si mismo, probablemente será porque tiene una información que le dice que no va ha poder conseguir sus aspiraciones u objetivos deportivos. Esta información puede venir por una vía interna como por ejemplo una experiencias anterior o bien por vías externas, como por ejemplo los comentarios del entrenador, la prensa, etc. Esta información, no tiene por que ser necesariamente cierta, puede ser producto de una percepción subjetiva del jugador, pero que si realmente se la cree, su mente la puede dar como cierta.

La creencia es como un interruptor que tiene las dos posiciones: abierto (on) – cerrado (off). Si realmente creemos que podemos a hacer una cosa seguramente lo conseguiremos, y viceversa si creemos que no podemos hacer algo, hasta es posible que ni lo intentemos.

Las bases para mejorar y mantener nuestra autoconfianza en el tenis pasa por tener presente los siguientes puntos:

  • Conocer objetivamente nuestras capacidades. Esta información nos la deberá de proporcionar el entrenador, nuestro preparador físico, el médico, el psicólogo, etc. Cuando nos sometemos a una prueba de esfuerzo es entre otras cosas para conocer nuestro estado actual y las posibilidades que tenemos de conseguir unas metas u otras, el entrenador nos puede orientar sobre nuestra capacidad técnica para adecuar nuestro juego a nuestras posibilidades reales, el psicólogo nos puede proporcionar información sobre nuestra manera de ser (ansiosos, optimistas, etc.) y recomendarnos cambios o patrones de actuación según estos criterios, etc.
  • Determinar nuestros objetivos o metas a largo, medio y corto plazo. Es decir, en base a nuestras capacidades reales plantearnos unas metas también realistas. Unos objetivos demasiados fáciles pueden aburrir y unos objetivos muy difíciles puedes angustiar.
  • Mantener un conversación interna positiva, optimista y alentadora. Esto se consigue mediante el control de nuestros pensamientos, si pensamos negativamente, nuestra actuación será un reflejo de ese pensamiento. Si un tenista antes de empezar un partido piensa y cree que lo va ha perder, lo más probable es que sea así. ¿Qué sucede cuando tenemos dos o tres servicios consecutivos erróneos? Que una información procedente del pasado (dos o tres servicios erróneos) nos hace pensar que probablemente volvamos a fallar, y en este caso no es porque no sepamos realizar correctamente el servicio, sino porque nuestros pensamientos están en los errores anteriores y nuestra actuación responde en función a lo que pensamos.

En definitiva la autoconfianza se basa en conocer tus capacidades y puntos fuertes, confiar en ellos y potenciarlos al máximo, en conocer también tus puntos débiles para mejorarlos o evitarlos cuando sea necesario y sobre todo pensar y plantear tu actuación tenística en lo que realmente sabes y puedes hacer.

Y como escribía Marcel Proust en su obra de 1923 “La Prisonnière”; “El testimonio de los sentidos es también una operación de la mente en la cual la convicción crea la evidencia”.

¿Por qué somos competitivos y nos gusta ganar?

Posted on Actualizado enn

El ser humano como especie animal que es, tiene en su codificación genética la misión de perpetuar su especie, y en el ámbito más reducido i social la perpetuación de sus semejantes, de aquellos que piensan igual que él, que comparten similitudes, etc. , y evidentemente esto significa enfrentarse a todos aquellos que puedan hacer peligrar al grupo o colectivo al que pertenecen, y por lo tanto, entrar en competición con los supuestos agresores.

Es por eso que no solo el ser humano es competitivo, sino todas las especies vivas del planeta lo son, los animales, los insectos, las plantas, etc., todos luchamos con un único fin; perpetuar nuestra especie, aunque esto conlleve el sacrificio y la muerte de unos cuantos en benefició de la comunidad, clan, grupo o especie al que pertenecen.

La diferencia que nos caracteriza a los seres humanos del resto de especies animales es nuestra capacidad de raciocinio y por lo tanto de ser conscientes de nuestro pasado y de nuestro futuro, esto nos da la opción de ser conscientes de nuestra muerte y de nuestra existencia. Gracias a ello, hemos aprendido a canalizar y transferir nuestros impulsos competitivos a situaciones menos dañinas que nuestra muerte y la aniquilación de nuestro adversario, aunque muchos de los conflictos bélicos de nuestros días nos demuestran que prevalece nuestra programación genética por encima de nuestra razón social.

El mundo del deporte es un buen ejemplo de lo que decimos, en una competición deportiva se integran muchas de las vertientes bélicas de las que hemos hecho referencia, se habla de ofensiva, ataca, defensa, se utilizan estrategias para reducir al contrario, etc.

El deporte de competición es la más clara transferencia y el mejor sustituto de los enfrentamientos bélicos entre grupos y comunidades. Los juegos olímpicos se iniciaron como demostración de fuerza de los guerreros que tenia cada ciudad en el antigua Grecia, hoy en día esta demostración de fuerza continua en muchas de las competiciones internaciones que se realizan a lo largo del año en prácticamente todo el planeta, incluso la gran mayoría de especies animales recurren a la demostración de fuerza antes de entrar en combate, con la intención de ahuyentar al enemigo y evitar el enfrentamiento, posiblemente mortal.

Cuando dos equipos se enfrentan en un partido de futbol, en muchas ocasiones están representando de forma simbólica todos estos patrones que llevamos impregnados en nuestros genes.

A lo largo de los miles de años, nuestra evolución fisiológica i cognitiva no ha ido en consonancia a nuestra evolución social y tecnológica. Seguimos estando programados para vivir como lo hacíamos hace 60.000 años, en cavernas, rodeados de amenazas, luchando día a día por nuestra supervivencia y la de nuestro grupo. Hoy en día, nuestro cuerpo, nuestras funciones químicas y fisiológicas, el funcionamiento de nuestro cerebro, etc. sigue las pautas de nuestros ancestros, pero con la diferencia de ya no necesitamos realizar todas esas tareas para sobrevivir, por lo menos en la civilización occidental donde vivimos. Tenemos fobias a animales y situaciones que actualmente no representan una amenaza directa para nosotros (serpientes, arañas, espacios abiertos, cerrados, etc.) pero que hace unos años atrás eran un serio peligro para nuestra vida, y por eso, la fobia no deja de ser un mecanismo de defensa que hoy en día, ya no nos es útil, e incluso nos molesta y nos impide vivir con una cierta calidad de vida. Nuestro cuerpo sigue acumulando grasa, muy a pesar nuestro, por si nos encontramos en un periodo de hambruna, esta programado para ello

Lo mismo nos sucede con la competitividad, la hemos transferido al mundo de los negocios, del deporte, en situaciones cotidianas, al conducir nuestro coche, etc. Llevamos la competición en lo más profundo de nosotros para poder vivir o sobrevivir.

JAUME MARTÍ MORA

Bienvenidos/as

Posted on Actualizado enn

Bienvenidos/as a mi blog personal.

En este espacio iré publicando noticias, eventos, pensamientos, ideas, etc. relacionados con el mundo de la psicología de las organizaciones, del deporte, y de cualquier otro aspecto relacionado con el desarrollo de las personas.

Espero que sea de vuestro interés, y os invito a visitarlo cuando queráis y a compartir vuestras opiniones y experiencias.

Un saludo y hasta pronto

Jaume Martí