Comunicacion

MENOS BLA-BLA-BLA Y MÁS BUENAS PRÁCTICA

Posted on Actualizado enn

MENOS BLA-BLA-BLA Y MÁS BUENAS PRÁCTICAS. Traducido del artículo de Carles Capdevila publicado en el diario Ara.cat 15/07/2016

 HAY DOS EXTREMOS. Gente que hace buen trabajo silenciosa de la que no sabemos nada. Y gente que no hace nada, o nada bueno, pero se sabe vender. Y una amplia gama intermedia entre el hacer y el explicar qué haces.

Y el caso es que necesitamos que las buenas prácticas de la gente que trabaja mejor nos lleguen. Las hemos de identificar y reconocer, no sólo como agradecimiento sino como estímulo y brújula para los demás. Y no siempre es fácil. Hay un inconveniente de base: saber actuar no garantiza saberlo explicar, de la misma manera que saberlo explicar no es ninguna prueba de saberlo hacer. De ahí que demasiado a menudo el discurso y la realidad se alejen y pierdan conexión. De hecho, el discurso más efectista y deslumbrante suele ser poco aplicable al día a día, lleno de baches y de grises.

Pero no podemos desistir. Los oficios y capacidades y habilidades y aptitudes y actitudes se transmiten más a través del ejemplo que a través de sermonetes. La reflexión aporta luz para el viaje, pero es insuficiente para muchos túneles.

Y estamos en un mundo demasiado esclavo de las palabras. Lo corroboro de la manera más autocrítica que puedo, porque lo vivo, del bla-bla-bla. Y a pesar de adorar las palabras, a pesar de emocionarme con lo que generan cuando se juntan de determinada manera, sé cómo pueden ser de tramposas. No sólo cuando las manipulamos expresamente, sino cuando las palabras mismas nos ayudan a autoengañarnos, nos hacen creer que ya lo hemos entendido, y embriagados por la falsa lucidez de la razón nos olvidemos de la acción.

De ahí mi admiración absoluta por los que hacen buen trabajo cada día en silencio, y la certeza de que conviene que nos llegue el testigo. Debemos poner más altavoces a los que hacen mucho y no escuchamos lo suficiente.

Anuncios